México: Cronología de un despojo territorial

El siguiente texto está extraído de “El gigante de las siete leguas. Prontuario ilustrado de las agresiones de Estados Unidos contra los pueblos de nuestra América”, publicado por el Centro de Investigaciones Históricas de la Seguridad del Estado (Editorial Capitán San Luis. La Habana, 2011).

Territorios de México y Estados Unidos a principios del siglo XIX. Aunque ya entonces Estados Unidos se había apropiado de amplios territorios de Nueva España, todavía la superficie de México equivalía a casi las tres cuartas partes de la de Estados Unidos. Tras la guerra de agresión expansionista de este país contra México, este perdió más de la mitad de su territorio: uno de los mayores despojos territoriales jamás sufridos por un gran país.

Territorios de México y Estados Unidos a principios del siglo XIX. Aunque ya entonces Estados Unidos se había apropiado de amplios territorios de Nueva España (incluyendo Florida y Luisiana), todavía la superficie de México equivalía a casi las tres cuartas partes de la de Estados Unidos (que entonces aún no poseía Alaska).

1799

Ciudadanos estadounidenses, encabezados por Philip Nolan, invadieron el norte del Virreinato de Nueva España, territorio que adoptó el nombre de México después de su independencia.

«[…] se cree que cumplía una misión de Jefferson […]» (Ramiro Guerra Sánchez).

1804

El ex presidente John Adams expresó que «[…] la gente de Kentucky está llena de ansias de empresa y aunque no es pobre, siente la misma avidez de saqueo que dominó a los romanos en sus mejores tiempos. México centellea ante nuestros ojos. Lo único que esperamos es ser dueños del mundo».

Fue una de las primeras expresiones referidas a las ansias de posesión de aquellos territorios, todavía colonias de España.

1806

Tropas estadounidenses al mando del capitán Z. M. Pike, cumpliendo órdenes del general James Wilkinson, ocuparon el nacimiento del Río Grande bajo soberanía española.

1819

En el Tratado Adams-Onís de 1819, España aceptó las reclamaciones oficiales estadounidenses sobre la zona meridional de Alabama y Mississippi, con lo cual se definió por primera vez el límite occidental de Louisiana, lo que fue un acicate para que los sectores expansionistas y esclavistas del sur de Estados Unidos continuaran sus planes para apoderarse de territorios al oeste y sur de sus fronteras.

El comerciante estadounidense James Long, establecido en Natchez, de común acuerdo con el refugiado Bernardo Gutiérrez de Lara, al frente de 300 hombres, constituyó un gobierno provisional en Texas, declaró su independencia del dominio español y promulgó medidas para el reparto de tierras públicas en aras de atraer adeptos a sus planes secesionistas. Fueron derrotados por las fuerzas españolas.

1810

El 16 de septiembre se proclama el inicio de la lucha por la independencia de México contra el dominio español.

1820

La penetración estadounidense en Texas, que en su desarrollo se convirtió en el detonante de una de las más graves agresiones contra país alguno, tuvo entre sus más importantes antecedentes la concesión de tierras recibidas por Moses Austin de parte de las autoridades coloniales del Virreinato de Nueva España, con el permiso de introducir 300 colonos con sus familias.

Según Ramiro Guerra, «La población de San Felipe de Austin, fundada en 1823, fue la cabecera de la colonia y el centro de la influencia norteamericana en Texas». El territorio comenzaría a ser reclamado como norteamericano.

La guerra de agresión expansionista de Estados Unidos contra México suposo la pérdida más de 2 millones de Km2 de territorio mexicano.

La guerra de agresión expansionista de Estados Unidos contra México suposo la pérdida más de 2 millones de Km2 de territorio mexicano.

1821

Continúan las expediciones de filibusteros estadounidenses sobre territorio texano.

1825

El ministro de Estados Unidos Joel Poinsett, marchó hacia México con instrucciones de intentar comprar el territorio de Texas y organizó el llamado «partido americano» (también conocido como «los yorquinos») dirigido a agrupar a los mexicanos partidarios del vecino del norte, que se convirtieron en una quintacolumna que actuaba a favor de Estados Unidos.

1826

Hayen Edwards, concesionario estadounidense, tomó Nacogdoches y proclamó la «República de Fredonia», intento secesionista que duró un mes y fue derrotado por las autoridades mexicanas.

1827

Continuaron en México las acciones interventoras del representante estadounidense Joel Poinsett, estimulando a los «yorquinos», en aras de lograr el control político de la nueva nación. Uno de los funcionarios mexicanos atraídos por Poinsett a la colaboración con Estados Unidos fue Lorenzo de Zavala, posteriormente uno de los jefes de los colonos estadounidenses insurrectos en Texas, y después vicepresidente de la denominada «República de Texas».

En Estados Unidos cobraban fuerza los sectores —representados por el senador Thomas H. Benton y el general Andrew Jackson, futuro presidente— que afirmaban el derecho estadounidense sobre Texas.

Sectores políticos del sur también hacían propaganda a la anexión de aquel territorio, para favorecer su correlación de fuerzas en el Congreso, con respecto a los abolicionistas estados del norte.

1828-1830

El gobierno mexicano, augurando que en el caso de Texas se aplicarían métodos semejantes a los utilizados en la Florida, como estimular revueltas a favor de la independencia de los territorios y solicitar la anexión a Estados Unidos, comenzó a limitar la inmigración estadounidense en territorio texano y prohibir la esclavitud en aquellos territorios.

«La lucha franca y abierta entre mexicanos y norteamericanos se inició tan pronto como los primeros quisieron hacer efectivas estas disposiciones legales. Desde 1831 ya hubo desórdenes; al año siguiente culminaron en agudo conflicto» (Ramiro Guerra Sánchez).

El arribo de Andrew Jackson a la presidencia en Estados Unidos en 1829 y la agresiva política seguida para obtener Texas a través de cualquier procedimiento, tensó la situación.

1832

Cumpliendo instrucciones del presidente Andrew Jackson, el ex gobernador de Tennesee, Samuel Houston, ingresó en territorio de Texas para organizar a los colonos sublevados contra las autoridades mexicanas.

1833

El 1ro. de abril una convención de «representantes del pueblo de Texas» (los colonos estadounidenses organizados por Houston) aprobó una Constitución, «y si no se rompió de manera definitiva con México, porque los preparativos militares no estaban terminados, todo quedó listo para la ruptura en el momento oportuno» (Ramiro Guerra Sánchez).

1835

El 17 de noviembre se organiza el primer gobierno texano. Sam Houston fue nombrado general en jefe del Ejército, formado por los voluntarios reclutados en las principales ciudades estadounidenses.

De Nueva Orleans y Nueva York salieron buques cargados de armas. En todo el sur de Estados Unidos se celebraban reuniones públicas para la recolección de fondos. Esas fuerzas eran respaldadas por tropas estadounidenses al mando del general Edmundo Gaines, que penetraron hasta Nacogdoches, en la profundidad del territorio mexicano.

La respuesta militar mexicana, dirigida por el presidente Antonio López de Santa Anna, fue calificada por Manuel Medina Castro como «descolorida, sin relieve. Y para los jefes mexicanos, sin duda, vergonzante».

La noticia de la falsa "paz" que anunica la pérdida de más de la mitad el territorio mexicano.

La noticia de la falsa “paz” en el diario Tiempo de México (1844) que anuncia la pérdida de la mitad del territorio mexicano. En realidad fue más de la mitad.

1836

La Convención de Texas proclamó la República.

En marzo de este año las fuerzas mexicanas comandadas por Santa Anna cometieron excesos contra la guarnición militar en El Álamo, que fue pasada por las armas después de haberse rendido tras un sangriento combate. Esto ofreció a los secesionistas encabezados por Houston un eslogan que fue explotado a partir de entonces: «Remember The Alamo» («Recuerden El Álamo»), intentando dar un contenido ético positivo a sus campañas. La derrota mexicana en San Jacinto, al mes siguiente, en la que el propio Santa Anna cayó prisionero de Houston, selló definitivamente la pérdida de Texas para México.

«Santa Anna cayó en manos de Houston. Sigue un capítulo de claudicaciones, que a la memoria repugna recordar […]. A cambio del mendrugo de su vida, el prisionero suscribió tratados rindiendo sus armas y obligándose a gestionar el reconocimiento de la independencia de Texas, con la frontera en el Río Bravo»

Manuel Medina Castro.

Aquel proceso marcó el denominado «destino manifiesto», que comenzó a manifestarse como principio político de Estados Unidos desde inicios de la década, el que debía extenderse «[…] por leyes históricas ineluctables, a todas aquellas tierras que parecían marcadas […] para entrar a formar parte de “la gran República” […]. La creencia en el “destino manifiesto” justificaba ante las más escrupulosas conciencias estas ambiciones de tierras ajenas» (Ramiro Guerra Sánchez).

1837

La «independencia» de Texas fue reconocida por el gobierno estadounidense tensando las relaciones diplomáticas con México, y su agravamiento posterior provocaría la guerra estadounidense-mexicana y su total desgajamiento del territorio mexicano.

1842

Como muestra del clima psicológico previo a la guerra de rapiña desatada contra México, fuerzas de la Marina de Guerra y del Ejército estadounidense ocuparon temporalmente las ciudades mexicanas de Monterrey y San Diego, en California.

1845

Entre enero y febrero la Cámara y el Senado de Estados Unidos sancionaron el tratado de anexión de Texas. Fue aprobado el 1ro. de marzo por el presidente Tyler, materializándose a finales del año. México declaró interrumpidas las relaciones y acusó a Estados Unidos de «despojar a una nación amiga de una porción considerable de su territorio». No hizo declaración de guerra.

1846

El gobierno de Estados Unidos había movilizado sus fuerzas militares y navales atenazando el territorio mexicano desde 1845. En enero de 1846 ordenó al general Zachary Taylor que penetrase hasta la margen oriental del Río Grande, con el objetivo de provocar un enfrentamiento con tropas mexicanas que diese el pretexto para declarar la guerra.

El 25 de abril se produce el primer choque armado en La Rosita, cerca de la ciudad de Matamoros. El 13 de mayo el gobierno estadounidense declaró la guerra a México.

El 7 de julio fue tomado el puerto de Monterrey en la costa del Pacífico por el comodoro John D. Sloat, anunciando la ocupación de toda California.

El 15 de agosto el coronel Stephen W. Kearny tomó posesión de Nuevo México.

Entre el 21 y el 24 de septiembre las tropas estadounidenses ocuparon la ciudad de Monterrey.

LA CONQUISTA DE VERACRUZ

1847

Los días 22 y 23 de febrero tiene lugar la batalla de Buena Vista, el 29 de marzo la conquista de Veracruz y el 18 de abril la batalla de Cerro Gordo, que posibilitó a los agresores estadounidenses la rápida conquista de Xalapa, Enríquez y Puebla.

El 19 y 20 de agosto se produce la batalla de Contreras, con enormes pérdidas para las fuerzas mexicanas. El 1ro. de septiembre se dio inicio a las negociaciones. Las autoridades mexicanas consideraron inaceptables las duras condiciones impuestas por los agresores, los que pretendían arrebatar más de la mitad de su territorio. Se reinician las acciones bélicas.
El 8 de septiembre tuvieron lugar las batallas de Casa de Mata y Molino del Rey, que abrieron el camino a la capital mexicana a las tropas estadounidenses.

Representación del ataque estadounidense al castillo de Chapultepec, según una litografía basade en un dibujo de Carl Nebel (1851).

Representación del ataque estadounidense al castillo de Chapultepec (Ciudad de México), según una litografía basada en un dibujo de Carl Nebel (1851).

LA BATALLA DE CHAPULTEPEC

1847

El 13 de septiembre se inició la Batalla de Chapultepec, cuyo resultado posibilitó a las fuerzas invasoras apoderarse al día siguiente de la capital del país. En medio de la derrota, emergió para siempre el ejemplo de valentía y sacrificio de los niños cadetes del Colegio Militar que funcionaba en el castillo de esa ciudad.

1848

El 2 de febrero se firmó el ominoso Tratado Guadalupe-Hidalgo, en virtud del cual México fue despojado del 51% del territorio original del país.

«En 1848 arrebataron a México más del 50% de su territorio, en una guerra de conquista contra el país, militarmente débil, que los llevó a ocupar la capital e imponerle humillantes condiciones de paz. En el territorio arrebatado estaban las grandes reservas de petróleo y gas que más tarde suministrarían a Estados Unidos durante más de un siglo y lo siguen en parte suministrando […]». (Fidel Castro Ruz: «Las bases yanquis y la soberanía latinoamericana», reflexiones del 10 de agosto de 2009).

Algunos congresistas estadounidenses se opusieron a este tratado argumentando que «[…] debían aprovechar la oportunidad de apoderarse de “todo México”. El “destino manifiesto” era muy elástico. En la concepción de muchos […] comprendía ahora “todo México”, y hasta toda la América Central» (Ramiro Guerra Sánchez).

1853

El gobierno de Washington obtuvo nuevos territorios de México, conformando su frontera definitiva con este país. A través de la denominada «Compra de Gadsden», por 10 millones de dólares, México cedió a Estados Unidos la zona conocida como La Mesilla y otros territorios limítrofes, en una cuantía de casi 77 000 kilómetros cuadrados.

1857

En mensaje del 7 de enero de este año el presidente James Buchanan expresó: «Está en el destino de nuestra raza extenderse por toda la América del Norte, y esto se realizará dentro de poco tiempo, si los acontecimientos siguen su curso natural. La emigración seguirá hacia el sur, y nadie podrá detenerla. Dentro de poco tiempo, la América Central contendrá una población angloamericana, que trabajará para bien de los indígenas».

1861

Con la anuencia del secretario de Estado William H. Seward, una poderosa escuadra española, inglesa y francesa bloqueó el puerto de Veracruz para exigirle al gobierno de Benito Juárez (1858-1872) el pago de sus deudas. Acto seguido, con la neutralidad estadounidense, el nuevo emperador francés Napoleón III (1852-1870) inició la ocupación militar del territorio mexicano.

1864

El gobierno de Estados Unidos se negó a vender armamentos a las fuerzas patrióticas mexicanas que —encabezadas por Benito Juárez— luchaban contra la monarquía de Maximiliano I de Habsburgo, títere del emperador Napoleón III. «Al propio tiempo, el Ejército y la flota francesa fueron autorizados a abastecerse en territorio estadounidense y la escuadra de ese país protegió el paso por Panamá de las tropas francesas, dirigidas a controlar los puertos mexicanos sobre el Océano Pacífico» (Luis Suárez Salazar).

1866

Tropas estadounidenses penetraron en México y se apoderaron de El Chamizal.

El Departamento de Estado comenzó a conspirar con el ex presidente mexicano Antonio López de Santa Anna, con vistas a desplazar a Benito Juárez del gobierno de México.
«¿Es dado al hombre, señor, atacar los derechos ajenos, apoderarse de sus bienes, atentar contra la vida de los que defienden su nacionalidad, hacer de sus virtudes un crimen y de sus vicios propios una virtud? Pero hay una cosa que está fuera del alcance de la perversidad, y es el fallo tremendo de la historia. Ella nos juzgará».
Benito Juárez: fragmento de carta enviada a Maximiliano, Monterrey, 28 de mayo de 1864.

1873

Continuaron las incursiones militares estadounidenses en la profundidad del territorio mexicano, realizadas bajo el pretexto de que perseguían «forajidos».

1876

Tropas estadounidenses ocuparon la ciudad mexicana de Matamoros en momentos de tensión interna derivada de la sublevación del general y posterior dictador Porfirio Díaz.

1880

Continuaron las violaciones territoriales de México, supuestamente en la persecución de «bandidos».

1882

El gobierno de Estados Unidos le impuso a México un tratado, según el cual las fuerzas militares estadounidenses podían incursionar libremente en el territorio mexicano.

Anuncios

6 pensamientos en “México: Cronología de un despojo territorial

  1. RaverKid

    Fue facil la estrategia. Apoyar y fomentar la independencia en Mexico para olvidarnos y desterrar a España la que nos dio la identidad y así como estabamos en guerra interna sería facil despojarnos de esos territorios. En Tabasco entró el coronel Mathew Perry y fue expulsado de Tabasco. Ese siglo fue convulso para nuestro país y aun nos sigue afectando. Hubiese sido mejor no ser independientes.

    Responder
    1. diegocanovascanovas

      Sin duda tiene usted toda la razón Sr. RaverKid. Al fin y al cabo de lo único que había que “independizarse” era de la tiranía borbónica y no del resto de hermanos hispanos.

  2. Pingback: Evolución territorial de México | Blog de Secundaria

  3. Pingback: Anónimo

  4. Pingback: La Revolución Mexicana, aún presente en el siglo XXI - El Despertador Panamericano

  5. Pingback: Un día en la historia: cuando México perdió la mitad de su territorio | Ykaly

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s